Saltar al contenido

Portugal abre sus puertas a la inmigración.

21 de agosto de 2022
Tiempo de lectura: 5 minutos

El país lleva años fomentando la inmigración para suplir su pérdida de habitantes.

Solo en los últimos cinco años, el número de inmigrantes con permiso de residencia en Portugal ha aumentado en un 70%. Como resultado, residen un total de 698.000 extranjeros para una población local de apenas 11 millones de habitantes. Eso sin contar a ilegales o a quienes aún esperan su regularización por parte del Servicio de Extranjeros y Fronteras (SEF).

Para suplir su problema demográfico (emigración masiva en las pasadas décadas, envejecimiento de su población y bajos índices de natalidad), el Estado portugués inició en 2007 un esfuerzo interministerial para promover el país como un destino para la inmigración.

Ha habido un trabajo de promoción muy grande internacionalmente para posicionar Portugal como un espacio de acogida, donde se puede invertir con seguridad y donde se puede disfrutar del sol y del mar. Son ideas que han funcionado bien”, dice María Fátima Amante, quien ha investigado durante años los flujos migratorios de distintas nacionalidades hacia Portugal.

La académica destaca las políticas progresistas en la ley de migraciones portuguesa, como también el discurso constante de las autoridades que busca destruir los prejuicios contra la llegada de extranjeros. “Suelen repetir que como país tenemos un problema de población, o que estos contribuyen a nuestra Seguridad Social”, dice. En 2021, los trabajadores inmigrantes ayudaron a generar un superávit de 1.300 millones de euros para la Seguridad Social.

Aunque se ha hablado de un proceso ‘discreto’ de atracción de inmigrantes, realmente se trata de un largo esfuerzo por parte del Estado portugués”, dice Amante.

Concentración en Lisboa en apoyo a los inmigrantes y refugiados.

Entre los aumentos más curiosos, al menos en el último año, están el de ciudadanos norteamericanos (quienes doblaron su llegada respecto de 2020), italianos y franceses, en parte atraídos por las facilidades para obtener una visa D7, conocida también como la de los ‘nómadas digitales’.

En cuanto a naturalizaciones, los principales beneficiados fueron ciudadanos israelíes, con 21.263 nacionalizaciones solo en 2021, quienes aprovecharon la flexibilidad de la ley que busca reparar a los descendientes de judíos sefardíes.

El grupo que más ha crecido en los últimos años, según las cifras oficiales, proviene de Asia. Si en el año 2000 había solo un nepalí residiendo en Portugal, hoy son más de 20.000. En el caso de India, desde 2018 ha triplicado su presencia en el país luso: pasaron de 11.000 a más de 30.000.

De acuerdo a João Carvalho, investigador y académico del Instituto Universitário de Lisboa (IUL), estos grupos son atraídos principalmente por el trabajo en la agricultura en el sur del país y por la posibilidad de obtener más fácilmente un pasaporte europeo. En Portugal, es posible obtener la ciudadanía tras apenas cinco años de residencia legal. 

Amante define esta atracción así: “Entendemos que Portugal no es precisamente la primera opción para estas personas. Pero sí es la opción más fácil y obvia”.

Un flujo que no es del agrado de los países de la Unión Europea que mantienen una política más estricta respecto a la entrada de inmigrantes. “Esta política permite responder a las necesidades del mercado de trabajo, pero no es muy bien vista en Francia o en Alemania”, asegura Carvalho.

«Es así como nosotros funcionamos, porque Portugal no consigue retener a sus trabajadores»

João Carvalho

A pesar del aumento exponencial de inmigrantes, Portugal sigue perdiendo población. De acuerdo al último censo, el país perdió 214.000 residentes con respecto a 2011. “Los inmigrantes que vienen a vivir a Portugal, especialmente de países asiáticos, lo hacen con la idea de que van a vivir ‘el sueño de Suecia’. Luego se dan cuenta de que ganan 600 euros al mes y que las condiciones de residencia no son las mejores. Entonces, cuando consiguen la ciudadanía, gran parte de ellos termina por emigrar a la Suecia de verdad”, dice Carvalho.

Incluso tomando en cuenta los grupos que adquieren residencia por inversión, conocidos como ‘Vistos Gold’, el principal interés no es residir en Portugal, sino acceder al Espacio Schengen. Portugal es, en muchos casos, la entrada posible y la más fácil. Y eso puede ser una preocupación para nuestros socios europeos”, añade Amante.

En el fondo, es así como nosotros funcionamos, porque Portugal no consigue retener a sus trabajadores”, concluye Carvalho.

Cerca del colapso

Diferentes expertos coinciden en que, a pesar de las buenas intenciones, el sistema público portugués está cerca del colapso. “Todos saben que la capacidad de procesar las solicitudes es ‘deficitaria’. Impera una sensación de que todo está un poco al límite de sus capacidades”, explica la académica de la Universidad de Lisboa María Fátima Amante.

‘Tiktokers’ y abogados patrocinadores

La mal afamada burocracia portuguesa y la dificultad generada por la barrera lingüística han provocado la proliferación de lucrativos negocios alrededor de la obtención de los documentos necesarios para solicitar la residencia en Portugal.

Recientemente, las autoridades lusas han puesto el ojo en otro tipo de problema: perfiles de TikTok e Instagram que dan consejos sobre cómo emigrar a Portugal, donde se sugieren ‘trucos’ para burlar a los agentes migratorios del SEF, se recomiendan los servicios de abogados que ‘facilitan’ los procesos e, incluso, se llegan a sortear billetes de avión desde Brasil entre sus seguidores.

Una rápida búsqueda virtual confirma la existencia de decenas de perfiles, en español, persa, inglés y portugués, que prometen ayudar a cumplir “el sueño de vivir en Portugal”

El SEF sabe de la existencia de cientos de estos perfiles. Además, tiene bajo vigilancia a 22 ‘youtubers’ einfluencers’ brasileños por sospechas de delito de auxilio a la inmigración ilegal.

Entre el dicho y el hecho

Para tratar de descomprimir los tiempos de espera, el Gobierno de António Costa ha comenzado a emitir decretos para facilitar la contratación de ciudadanos extranjeros en Portugal.

También, el mes pasado, la Asamblea de la República aprobó una modificación a la ley de extranjeros para que inmigrantes de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) puedan dispensar parte del proceso para obtener su residencia. Aunque no sin polémica, ya que, en medio de la sesión, los diputados del partido de extrema derecha (Chega) se levantaron como protesta.

Diputados del partido Chega abandonando la Asamblea de la República en señal de protesta.

Hay una gran contradicción entre la intención que expresan las autoridades y lo que sucede en la realidad, entre esta idea de ser un país integrador y, por otro lado, las condiciones en las que viven muchos inmigrantes a la espera de ser regularizados”, reflexiona Amante.

Incluso con todas estas dificultades a nivel procesal, pienso que es difícil romper con esta narrativa de que somos un país abierto, que dentro de Europa estamos más disponibles para acoger que otros”, finaliza Amante.