Twitter Facebook WhatsApp
Tiempo de lectura: < 1 minuto

6.- Costa Nova: Pueblo marinero de colores

Dejamos atrás la preciosa villa de Águeda, para acercanos a la costa portuguesa. Al lado de «la Venecia lusa» (Aveiro), está Costa Nova. Una pequeña península llena de «palheiros», antiguos almacenes de pescadores, hoy convertidas en viviendas, bares, heladerías o pastelerías.

Aparcar nos resultó relativamente fácil y tiene sitios muy chulos donde comer. También puedes ir en tren desde Porto. Incluso, darse un chapuzón, no fue mala idea, aunque eso sí, cuidado con las olas, ¡son fuertes!

💰 PRECIOS. Totalmente gratis.