Saltar al contenido

¿Cuánto invierten en la prevención de incendios forestales España y Portugal?

12 de agosto de 2022
prevención de incedios
Tiempo de lectura: 3 minutos

Portugal entre los países de la UE que menos gastan en protección contra incendios

Los datos de Eurostat revelan que, en 2020, Portugal gastó alrededor del 0,3% del gasto público en protección contra incendios. Un porcentaje que está por debajo de la media europea del 0,5%.

El gasto público en servicios de protección contra incendios forestales en la Unión Europea, en 2020, representó el 0,5% del gasto total, o 32.900 millones de euros . Se trata de un aumento del 6,4% en comparación con 2019, cuando los gastos rondaron los 30.900 millones de euros. 

Mirando a los estados miembros, Portugal se encuentra entre los países del bloque que menos gastaron en protección contra incendios ese año: alrededor del 0,3% del gasto público se destinó a los servicios de protección contra incendios en 2020.

Según los datos difundidos por Eurostat, el porcentaje portugués está en línea con el de Bélgica, Malta, Austria, Suiza y Eslovenia

Dinamarca e Islandia fueron los Estados miembros que menos gastaron, en torno al 0,1 % y el 0,2 %, respectivamente. Rumania fue el país del bloque que más invirtió en protección contra incendios en 2020: alrededor del 0,8%.

Portugal se encuentra, sin embargo, entre los países europeos que más bomberos emplean para combatir los incendios forestales. Según las cuentas de Eurostat, el país luso ocupa el octavo lugar al haber contratado, en 2021, alrededor de 14.000 profesionales para el sector, casi el 0,3% del empleo total nacional, por detrás de Estonia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia (todos representan en torno al 0,4% del empleo total en cada uno de ellos).

Según la oficina europea de estadística, en 2021 trabajaban como bomberos profesionales en la Unión Europea unas 365.000 personas, lo que representa alrededor del 0,2% del empleo total en el bloque europeo.

En España, el 85% de los incendios, se logran extinguir en menos de seis horas.

Pero el presupuesto no va sólo a prevención, también a la detección y respuesta. La protección contra incendios corre a cargo de cada comunidad autónoma. Aunque el Gobierno contribuye con 85 millones de euros, es cada región la que gestiona su propio presupuesto contra incendios.

 

Las regiones que más invierten

La comunidad que más invierte en la lucha contra el fuego: Galicia, que gasta 30 millones sólo a la prevención. En total: 180 millones de euros. La siguiente en el ránking es Andalucíacon una partida de alrededor de 150 millones.

Precisamente la región del sur o La Rioja mantienen el plan anti incendios hasta finales de octubre, mientras que otras como Aragón lo hacen hasta mediados de septiembre. La comunicad que preside Javier Lambán presupuesta 34 millones de euros, tres más que el año pasado

A Andalucía le sigue de cerca la Comunitat Valencianacon un presupuesto de 101 millones para incendios, 10 más que en 2021, en un plan renombrado como ‘Stop al foc’. Una subida del 14% en la inversión.

Mientras, Cataluña destina 118 millones y Extremadura, donde se encuentra el Parque Nacional de Monfragüe, que ha perdido más de 3.000 hectáreas, 92 millones.

Las regiones que menos invierten

A la hora de analizar las que menos gastan en incendios entra un factor clave, que es la extensión del terreno de cada una de las comunidades autónomas.

Además, estrictamente hablando, los que menos dinero destinan a combatir el fuego son cada una de las islas que componen las Canarias. Y es que cada cabildo hace su propia partida: 3,6 millones en Tenerife, 4,8 millones en El Hierro o 2 millones La Palma. Sólo esas tres últimas suman más que el presupuesto que la última en el ranking: Cantabria, que destina unos 6 millones.

Le sigue La Riojacon 8,5 millones de euros de partida, de también una dimensión mucho menor que las regiones que le rodean. Y, completando el podio de las tres comunidades que menos gastan está Asturias, que presupuesta 60 millones en 5 años, alrededor de 12 millones al año, pero lo deja en manos de la flexibilidad del mercado, por lo que podría cambiar.