Saltar al contenido

De agujeros negros y mapas del tiempo

16 de abril de 2020
Tiempo de lectura: 2 minutos

Entre tanta noticia sobre virus, contagios, fallecidos, es conveniente tomar aire y atender también a otras noticias, que aunque no tengan que ver con nuestra vida cotidiana, son más importantes de lo que parece. Según cuenta la agencia lusa de noticias hoy 16 de abril, un grupo de científicos portugueses han confirmado una de las teorías de Einstein observando una estrella alrededor de un agujero negro. 

Vamos a explicarlo. La teoría de la Relatividad General de Einstein, entre otras cosas, predecía el movimiento de grandes objetos, afectados por la gravedad de otros objetos más masivos. En este caso, un equipo de científicos portugueses, junto a otros también europeos, capitaneados por Paulo García, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Oporto, trabajando desde el observatorio Europeo Austral, que se encuentra en Chile, ha descubierto que una de las estrellas, la llamada S2, que se mueve alrededor del agujero negro Sagitario A, a 26000 años luz de nuestro Sol, lo hace en forma de roseta, de flor, como decía Einstein, y no de elipse, como creía Newton. 

Esta es una investigación que ha durado treinta años, y es importante más allá del propio descubrimiento, ante el cual nuestras vidas no parecen cambiar mucho. La ciencia, además de los logros inherentes a su campo, alimenta nuestro espíritu. Pero también significa la buena dirección de un país. 

Normalmente nos interesamos por los descubrimientos científicos del mundo anglosajón, los últimos avances desde USA o Reino Unido, y lo que es peor, en muchas ocasiones los avances científicos propios pasan desapercibidos, y no digamos los protagonizados por nuestros hermanos de Portugal. Un país como Portugal, tan desconocido que no aparece ni en los mapas del tiempo peninsulares, del que, por regla general, no sabemos ni el nombre de su presidente, es un país del que también desconocemos que sus científicos están a la vanguardia en muchas disciplinas. 

No importa tanto el hecho de que una estrella orbite un agujero negro, lo que importa es que hemos de valorarnos, hemos de tener autoestima como comunidad. Portugal y España cuentan con magníficos científicos, profesionales de primer nivel, que en muchas ocasiones trabajan fuera de la península Ibérica. Imaginemos por un momento lo que sería una Iberia unida, con estos científicos aportando sus conocimientos y su visión del mundo. 

En este mismo medio nos hemos hecho eco de colaboraciones entre científicos portugueses y españoles, con resultados muy satisfactorios e importantes para ambas comunidades, y que, en el fondo, trabajan por la unión ibérica más que muchas políticas, más destinadas al autobombo y propaganda cortoplacista que al progreso real de la unión nuestros dos países.