Saltar al contenido

Feijóo propone una batería de bajadas light de impuestos.

24 de abril de 2022
Tiempo de lectura: 3 minutos

La carta remitida al presidente del Gobierno, en la que en ningún momento aparecen las siglas del PP, recoge la batería de medidas que 𝗹𝗼𝘀 𝗽𝗼𝗽𝘂𝗹𝗮𝗿𝗲𝘀 𝗰𝗼𝗻𝘀𝗶𝗱𝗲𝗿𝗮𝗻 𝗽𝗿𝗶𝗼𝗿𝗶𝘁𝗮𝗿𝗶𝗮𝘀 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗵𝗮𝗰𝗲𝗿 𝗳𝗿𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗮 𝗹𝗮 𝗮𝗰𝘁𝘂𝗮𝗹 𝘀𝗶𝘁𝘂𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗲𝗰𝗼𝗻𝗼́𝗺𝗶𝗰𝗮.

La receta de la oposición contempla como propuesta estrella una bajada de impuestos selectiva e inmediata que oscila entre los 7.500 y los 10.000 millones de euros, que se corresponden con la sobrerrecaudación que ha provocado el descontrol de la inflación y que por tanto servirán para su financiación.

El conjunto de las propuestas podría alcanzar por lo tanto, un gasto de casi 15.000 millones de euros. De este montante, entre 7.500 millones y 10.000 millones se destinarían a un abanico de rebajas fiscales y 4.900 millones a incentivos fiscales, que serían sufragados con los fondos europeos y, por tanto, no tendrían efecto sobre el déficit.

El plan económico del PP también propone dar una nueva vida a las centrales nucleares en España y «alargar la vida útil de los reactores» en línea con lo que están haciendo otros países europeos.

El plan económico del PP también propone dar una nueva vida a las centrales nucleares en España y «alargar la vida útil de los reactores» en línea con lo que están haciendo otros países europeos.

La formación que dirige Alberto Núñez Feijóo cree que esta tecnología debe jugar un papel clave en la transición ecológica como respaldo a las energías renovables, ya que lo contrario implicaría un mayor consumo de gas y por tanto mayor dependencia frente a países como Rusia. Su objetivo es que los reactores puedan operar hasta 60 años de vida (20 más que en la actualidad) siempre bajo la vigilancia y aprobación del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Otro de los cambios que propone el documento aboga por cambiar la fórmula con la que se calcula la tarifa regulada a la que están acogidos 10 millones de hogares en España, el denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

El plan de Feijóo aboga por «explorar fórmulas de tarifas fijas durante un año, y precios de la energía ligados a mercado a plazo y previsión del regulador como se realiza en Portugal».

Con este documento Feijóo exige al Gobierno medidas fiscales que nunca aplicó en Galicia.

El nuevo presidente del PP se pone en evidencia al reclamar una batería de ajustes tributarios y rebajas de impuestos que ni sus ejecutivos ni los de ninguna otra comunidad autónoma sujeta a la Hacienda estatal han puesto en marcha cuando han tenido capacidad para ello.

Feijóo propone concentrar la deflactación en los tres primeros tramos del IRPF, los que van hasta los 35.200 euros, como una medida que beneficia a «las rentas inferiores a 40.000 euros».

Sin embargo, la deflactación afecta en realidad a todas las rentas, tanto las que se encuentran por encima como por debajo de ese nivel, puesto que la cuota a pagar por cada contribuyente sale de ir aplicando a la base imponible final el gravamen que le corresponde por cada uno de esos bloques: a una renta de más de 300.000 euros se le aplican seis en cada uno de sus seis niveles; a una de menos de 12.450, solo el menor.

Las propuestas tributarias del PP de Feijóo incluyen otros dos retoques para el IRPF que tampoco ha aplicado en sus 13 años al frente de la Xunta: un «ajuste de las retenciones» con carácter retroactivo desde el 1 de enero sobre el que no aportó mayores detalles y, también sin mayor concreción, «un impuesto negativo de entre 200 y 300 euros a las personas perceptoras de salarios por debajo del umbral que obliga a practicar la declaración de la renta».

Un plan que no sería accesible en el mejor de los casos hasta la campaña de la renta de este año, la que comenzará en abril de 2023, ni incluiría a los pensionistas.

Para financiar todo ello, el PP esgrime que la AIReF estima que la recaudación crecerá este año 18.000 millones, el doble de los 9.000 millones previstos por Hacienda en los Presupuestos.

El PP también apuesta por la simplificación de trabas burocráticas y la eficiencia en el gasto.

El consejero de Hacienda de Andalucía y nuevo responsable económico del PP, Juan Bravo, añade que «el gasto público se reduciría de manera notable abordando una nueva configuración en la estructura del Gobierno, donde sería deseable una importante minoración de ministerios, pasando de los 22 actuales a una nueva estructura orgánica similar a la de hace unos años», cuando había 13 carteras, por lo que el PP propone eliminar hasta nueve carteras.

El plan de Feijóo aboga por «explorar fórmulas de tarifas fijas durante un año, y precios de la energía ligados a mercado a plazo y previsión del regulador como se realiza en Portugal».

La carta finaliza con la petición de colaboración entre Ejecutivo y la oposición con “espíritu leal y constructivo”.