Saltar al contenido

Querida Greta Thurberg: ¿Cómo vas a venir a Madrid?

2 diciembre, 2019

Para no contaminar, deberás venir en el coche de San Fernando.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Existen poquísimas conexiones ferroviarias entre las capitales ibéricas, y todas son de larga duración e incluyen tramos que no están electrificados, lo que obliga el uso de locomotoras diésel.

¿Qué alternativas hay a un Tren Digno?

Opción 1.- Si pretende salir a primera hora, Thunberg tiene un viaje de 13 horas por delante. Partiendo de la Estación de Lisboa-Santa Apolónia a las 08:15 tomaría un Intercidades eléctrico a la Entroncamento, donde haría escala durante una hora. Después subiría a bordo del único Regional que conecta con Extremadura: el de la Línea del Este, que funciona con una automotora de los años 50 que nunca supera los 100 kilómetros por hora.

Después de hacer paradas en 12 poblaciones del interior luso -entre ellas la aldea de Torre das Vargens y el costumbrista pueblo de Portoalegre-, la joven llegaría a Badajoz a las 14:16, seis horas después de su salida inicial.

Asumiendo que no hay retrasos en el trayecto, tendría unos pocos minutos para subir al Regional que la llevaría a Mérida, donde nuevamente tendría que cambiar de trenes y pasar al Media Distancia que liga la capital extremeña con Madrid, ciudad que alcanzaría a las 20:08 horas.

Como es bien sabido, las vías extremeñas no están electrificadas, por lo que el viaje, además de ser largo, implicaría violar muchos de los principios de transporte sostenible defendidos por la joven activista.

Opción 2. Desplazamiento nocturno a bordo del Trenhotel Lusitania, el servicio que surgió hace 25 años para reemplazar los míticos trayectos del Talgo Luís de Camões y el Lusitânia Expresso. Aunque durante una época este tren pasaba por Extremadura, desde 2012 cruza el centro de Portugal hacia el norte y atraviesa la frontera cerca de Fuentes de Oñoro, en Castilla-León.

Renfe describe el Trenhotel Lusitania como un servicio en el cual el viaje se pasa “volando” pese al hecho que el trayecto dura nada menos que 10 horas y 15 minutos. Las últimas rutas de estas características en España -Lisboa-Madrid / Hendaya, Madrid-Galicia y Barcelona-Galicia- se realizan con las locomotoras de la Serie 252, famosas por sufrir averías con gran frecuencia, pero incluso si todo va bien y el tren de Thunberg llega a Chamartín a tiempo, lo hace con un gran tramo contaminante.

Aunque la parte del trayecto por tierras lusas es moderno, entre la frontera hispanoportuguesa en Vilar Formoso y Salamanca las vías no están electrificadas, y en ese tramo de 100 kilómetros el Trenhotel depende de una locomotora diésel.

Opción 3. ¿coche eléctrico?

La Consejería de Transición Ecológica y Sostenibilidad de la Junta de Extremadura ha ofrecido un coche eléctrico a la activista para que se pueda desplazar de Lisboa a Madrid sin violar sus principios.

Si bien el viaje probablemente resultaría mucho más corto que en tren (se tardan entre cinco y seis horas en cubrir los 600 kilómetros de autopista entre las dos capitales), la opción ha sido criticada por las organizaciones medioambientales extremeñas, las cuales señalan que el vehículo incluye baterías de litio, cuya fabricación es altamente contaminante.

Así que la única opción es venir en bicicleta o a pie. 

Fuente: Diario el Mundo.

Estreno nueva web 100 Días 16 Horas 40 Minutos 34 Segundos