Saltar al contenido

João da Nova, el descubridor de la isla donde murió Napoleón

22 mayo, 2020

Un gallego al servicio de Portugal descubrió la isla de santa Elena y pudo haber conocido a Magallanes, conoce su historia...

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Si nos ponemos a pensar en algún marino que haya estado a las órdenes de portugueses y españoles, automáticamente vamos a pensar en Fernando de Magallanes, quién diseñaría la ruta a las Molucas que desembocaría en la primera vuelta al mundo.

Pero, no es el único que decidió servir a otro señor. Hoy os traemos a João da Nova, natural de Maceda (Galicia), allá por 1460, cuando la futura reina Isabel la Católica era una niña en manos de su hermano Enrique IV, rey de Castilla. Y Portugal lloraba la muerte de Enrique “El Navegante”, con Alfonso V “El africano” ya a la cabeza de un incipiente imperio marítimo.

Siendo un muchacho, fue enviado por su familia a Portugal, con el fin de escapar de las luchas entre las facciones aristocráticas conocidas como la revuelta Irmandiña. Una guerra civil en el corazón de Galicia, de la que hablaremos en otra ocasión y donde Portugal y Castilla se aliaron para vencerla.

Pronto adoptó a Portugal como patria y sus habilidades le valieron el nombramiento por el rey Manuel I de Portugal como Alcaide menor (alcalde) de Lisboa en 1496.

João da Nova inició una serie de expediciones que le llevaron a descrubrir la famosa isla de Santa Elena, donde un desterrado Napoleón fallecería en 1820, casi trescientos años después de que el joven explorador la bautizase con ese nombre, en honor de la madre de Constantino el Grande, emperador del Imperio Romano de Occidente.

¿Qué casualidades, verdad? Pues os dejamos una más. Curiosamente João estuvo bajo el mando de Alfonso de Alburquerque, con quién también navegaría Fernando de Magallanes. ¿Se llegarían a conocer?

No lo sabemos, lo que sí sabemos es que nuestro marino ibérico falleció en 1509 en Cochín, India tras haber participado en la batalla de Diu, donde también estuvo Magallanes.