Saltar al contenido

Portugal: Se puede ser como el norte de Europa.

13 de abril de 2020

Portugal, con los mismos habitantes que Suecia, demuestra que se pueden hacer mejor las cosas que en el norte de Europa. Solo hay que querer hacerlo bien.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La península ibérica es un rincón del mundo envidiable. Solo hace falta salir al extranjero para darse cuenta de lo que tenemos aquí y de que no somos menos que aquellos que siempre buscan desacreditar al sur de Europa.

Portugal, con prácticamente los mismos habitantes que Suecia, capea la pandemia del Coronavirus con la mitad de muertes que el país sueco. Y aunque todos sigamos mirando al Norte como un niño se sorprende de los trucos de un mago, nuestros vecinos británicos, suizos, holandeses o alemanes bien podrían aprender alguna cosa del sureño y atlántico Portugal, donde el coronavirus avanza bajo un relativo control.

El 2 de marzo se descubrieron los dos primeros positivos en Portugal, prácticamente el último país infectado de la Europa occidental, y por importaciones de Italia y España.

Portugal, separada por una frontera imaginaria con España tiene el doble de fallecidos que la región de Extremadura. Un cifra que sería alarmante si no fuera porque Extremadura apenas supera el millón de habitantes.

El país luso, no sólo discurre al margen de la triste realidad española, sino que preveían más de un millón de contagiados. Sin embargo, la realidad está siendo bien distinta, pues solo cuenta con 16.000 casos.

Y aunque los sanitarios son prudentes, Portugal contiene como puede al COVID-19 que se ha llevado ya a 504 portugueses.

«Cuando las barbas del vecino veas cortar…»

Todos los países aplican las mismas medidas y mientras Italia aumentaba el número de contagios desde finales de febrero, no adoptó medidas drásticas hasta el 21 de marzo. El caso de España es similar, puesto que en Madrid tampoco se adoptaron medidas hasta mediados de marzo, cuando ya el Ministerio de Sanidad establecida como contagio «importante» el que se producía en el país peninsular.

Portugal, con dos semanas de retraso con respecto a España, tomó medidas rápidamente, lo que está permitiendo que los hospitales de campaña como el ubicado en el recinto ferial de Grândola ni siquiera haya sido estrenados.

El coronavirus, lejos de agrietar a instituciones y partidos, los ha acercado. El presidente, Rebelo de Sousa (PSD), y el primer ministro, Costa (PS), se complementan y, públicamente, se tragan sus discrepancias. Algo también a tener en cuenta.

Sea por los médicos, por los políticos o por el pueblo, Portugal lo lleva mejor que muchos países, aunque la situación no es ideal. Faltan test, mascarillas, gel desinfectante y los planes de prevención olvidaron a los asilos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.