Saltar al contenido

Cannabis: Recomendaciones sobre su regulación y despenalización

21 de julio de 2020

En este texto analizaremos la legislación portuguesa al respecto y haremos una serie de recomendaciones para reducir su consumo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

La ONU considera que su regularización contraviene los tratados internacionales y su consumo es un riesgo para la salud, según un estudio de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

Desde la Sociedad Iberista no entraremos a valorar sobre la conveniencia de la regularización como uso recreativo. Pero sí consideramos que, existen una serie de asimetrías entre Portugal y España en esta cuestión, las cuáles consideramos que hay que armonizar.

Para ello, estudiaremos las estadísticas de la SICAD y realizaremos una comparación con los países donde el uso recreativo esté permitido. En base a ello, realizaremos una serie de recomendaciones, al objeto de proteger a no fumadores y menores. 

Nuestras recomendaciones también enfocarán un desarrollo de este mercado en las zonas más afectadas por la despoblación. 

cannabis-consumo

Impacto económico

Sin duda, la crisis post Covid-19, hace ver que la regularización podría estar a la vuelta de la esquina. Y se imitaría así a otros países desarrollados como Canadá u Holanda que permiten el consumo recreativo de esta droga.

Si analizamos detalladamente la aportación que tendría la regulación del cannabis en la península, el incremento de la recaudación logrado por el estado sería muy notable. Aumentarían los ingresos en recaudación por impuestos indirectos como el IVA, creación de puestos de trabajo relacionados con la producción y distribución de esta sustancia y una mayor recaudación por impuestos directos como IRPF, Sociedades, etc.

1ª Recomendación: Venta exclusiva como producto estancado

Igualmente, se produciría una mayor contribución a la seguridad social por parte de empresas y trabajadores del sector del cannabis.

Según un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona, la regularización del mercado implicaría más de 8.500 millones de euros anuales, de los que el Estado se llevaría 3.300 millones, así como la creación de más de 100.000 puestos de trabajo directos, el doble que el generado por las labores del tabaco.

La Sociedad entiende que, aún a pesar de los evidentes beneficios, el sector debe estar auditado por el estado. Su producción y distribución debe hacerse como producto estancado. Solo así se garantizará que todo esté conforme a lo dispuesto en la Legislación vigente, facilitando el control del proceso, del mismo modo que se hace con otras producciones como las armas y explosivos o el tabaco. 

Problemas derivados del consumo

Los psiquiatras especialistas en adicciones afirman que aquellos que inician un consumo a edades tempranas, aumentaría el riesgo de sufrir brotes psicóticos y el desarrollo de esquizofrenia.

No sólo eso, sino que un consumo prolongado, provocaría taquicardias, problemas de pulmón, apatía o problemas de memoria.

2ª Recomendación: Creación de un registro de consumidores que controle su consumo, con carácter mensual

Se debe establecer un registro automatizado para el control del consumo, donde las autoridades sanitarias establezcan un límite de consumo mensual seguro para el usuario. 

Además, la creación de este registro tendrá por misión impedir el acceso del producto a menores de edad y evitar los excesos provocados por la exposición prolongada a los efectos del THC.

Protección de menores y no consumidores

Es imprescindible que si llegase el momento de la regularización, se protegiese tanto a los no consumidores como a los menores de edad.

3ª Recomendación: Mantener la represión de su consumo en vías públicas y penalizar su influencia al frente de medios de transporte

Para ello, desde nuestra asociación, consideramos que debe seguir manteniéndose la represión del consumo de sustancias estupefacientes en vías públicas, transportes e incluso domicilios privados, conforme establece la Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana.

 

También deben prohibirse todos los actos de cultivo no regulados por la Agencia Nacional del Medicamento en España o la Autoridade Nacional do Medicamento en Portugal (Infarmed).

 

Es muy importante dejar claro que debe estar completamente prohibido cualquier acto de publicidad de su consumo, debiéndose regir por las mismas reglas que el consumo del tabaco y del alcohol.

4ª Recomendación: Creación de un protocolo que regule la trazabilidad desde su adquisición hasta su consumo final

Para una correcta regularización del producto estancado, es imprescindible el desarrollo de un protocolo de consumo, que regule la trazabilidad del cannabis, desde su adquisición en centros autorizados hasta su consumo final.

Para ello, la Sociedad considera imprescindible que los productos se vendan precintados, siendo legal su consumo en asociaciones cannábicas. La tenencia de envases no precintados en vía pública podría ser igualmente sancionables.