Saltar al contenido

Las Asimetrías

27 marzo, 2020

¿Qué es una asimetría? Contribuyen a que portugueses y españoles nos veamos cómo extraños, aún a pesar de ser hermanos. Debemos eliminarlas.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Seguramente nunca hayas oído hablar de las asimetrías que hoy en día existen entre portugueses y españoles.

¿Qué “leñes” significa esa palabra?

Una asimetría es una diferencia existente entre un sujeto y otro. En este caso son todas aquellas diferencias existentes entre portugueses y españoles que ponen piedras en el camino del proyecto iberista y, por ende, estamos resueltos a ir eliminando poco a poco para que ambos pueblos converjan en una alianza estratégica que permita avanzar socialmente a los ciudadanos de ambos lados de la Raya.

A la hora de ir articulando nuestras propuestas, la Sociedad Iberista tiene muy en cuenta la eliminación paulatina de las asimetrías, llegando a clasificarlas en:

Asimetrías informativas

Es la más flagrante de todas, puesto que solo tienes que poner el telediario para ver que la información que se recibe de Portugal es nula. Antes nos informa de los sucesos que ocurren a más de 6000 km de distancia en una ciudad perdida del condado de Maricopa en los Estados Unidos de Norteamérica.

Esta empezaría a combatirse tan solo empezando a dar el tiempo de Portugal en la información meteorológica española, convenientemente respondida por nuestros vecinos portugueses. No hace falta ser exhaustivos. Es un detalle que demostraría el compromiso del cuarto poder con el movimiento iberista y el fomento de las relaciones peninsulares.

Asimetrías educativas

La inversión portuguesa en educación está dos puntos por encima de la española. Esta gran diferencia implica que en Portugal la educación pública sea de mucha mejor calidad y obtenga mejores resultados.

Uno de sus puntos fuertes es el idioma. El portugués es un idioma muy rico fonéticamente y esto ayuda a la hora de aprender idiomas, por eso, creemos que es imprescindible introducir el portugués como lengua extranjera en España. Además de que es una lengua hablada por más de 250 millones de personas. Pero no sólo eso, el fomento de la versión original a la hora de consumir cualquier tipo de película o serie, contribuye enormemente a que los portugueses hablen con fluidez tres idiomas, que son el español, el inglés y el suyo propio.

Asimetrías sociales

Creemos que portugueses y españoles somos muy diferentes, que tenemos pocas cosas en común, pero lo cierto es que a ambos nos gusta comer todos los días, cobrar el sueldo todos los meses, tomar cerveza con nuestros amigos, viajar y ahorrar dinero.

No somos enemigos, no tenemos intereses ocultos los unos hacia los otros, no gritamos unos más que otros. Lo que somos son hermanos, primos, amigos, vecinos, compañeros, socios, cómplices o aliados.

La principal diferencia social a eliminar es el huso horario diferenciado y la distinta forma de vida que de ella se deriva. No sólo habría que buscar que España volviese a su horario natural, sino que ese retorno no afecte al dinamismo social de los españoles, aunque eso sí, se debe instar a adelantar todos los horarios para aprovechar al máximo la luz solar. Porque de nada sirve, atrasar el reloj, si después seguimos teniendo un Prime Time a las 22:45 horas de la noche.

También habría que empezar a estudiar la posibilidad de ir reduciendo la diferencia entre el Salario Mínimo a un lado y a otro de la Raya, así como establecer el mismo porcentaje sobre impuestos de carácter estatal como el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

La eliminación de estas asimetrías permitiría dejar atrás mitos y estereotipos que contribuirían enormemente a la construcción del iberismo.

Los españoles deben dejar de mirar a los portugueses con gesto altivo y desdén. Y los portugueses deben dejar de recelar de una población heterogénea, abierta y acogedora.

Asimetrías político-administrativas

Quizá las más destacables es que Portugal es un estado socialista, constitucionalmente reconocido, que no permite partidos de ámbito regional que puedan poner en riesgo la unidad nacional.

Otra de las grandes diferencias es que, a pesar de ser ambos estados unitarios, Portugal está profundamente centralizado y es un pueblo muy homogéneo, a diferencia de España y su estado de las autonomías, con una heterogeneidad cultural riquísima.

Pero quizá, donde mayor incidencia puede tener esta asimetría es en la carencia de estructuras comunes entre ambos países o, en su defecto, en un fortalecimiento de las relaciones bilaterales. Mientras tanto, países como Alemania y Francia, ya realizan consejos de ministros conjuntos desde 2003, al menos una vez al año, en el marco de la cooperación franco-alemana. Sin embargo, Portugal y España realizan cumbres anuales de apenas un día de duración.

La realización de consejos de ministros conjuntos permitiría resolver de antemano las diferencias entre Lisboa y Madrid para presentar un frente común antes de las principales reuniones europeas.