Saltar al contenido

¿Qué son las asimetrías? ¿Por qué hay que eliminarlas?

27 de marzo de 2020

Las asimetrías no son otra cosa que las diferencias existentes entre sujetos. Y para el fomento del iberismo es esencial que Portugal y España se pongan manos a la obra porque "só juntos" es posible avanzar y reformar.

asimetrias-iberismo
Tiempo de lectura: 5 minutos

ÍNDICE

1.- ¿Qué es una asimetría? 

2.- Tipos de asimetrías

2.1 Informativa

2.2 Educativas

2.3. Sociales

2.4. Ecocómicas

2.5. Político- Administrativas

2.6. Culturales

¿Qué es una asimetría?

Seguramente estés aquí porque no sepas lo que es una asimetría. No te preocupes. Estamos aquí para explicarte lo que son y por qué es tan importante para la Sociedad Iberista promover su reducción o incluso desaparición. 

A modo de introducción podremos estar de acuerdo en que la Unión Europea está conformada por una serie de países muy heterogéneos y diversos. En concreto, todos somos distintos.

Todo empezó en 1957, cuando seis países constituyen la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) y posteriormente se constituye la Comunidad Económica Europea. Portugal y España serán parte de la tercera ampliación en 1986. 

En 2004 se optó por incorporar a la Unión Europea 10 países nuevos: El Visegrado, Eslovenia, Chipre, Malta y los tres países bálticos: Letonia, Estonia y Lituania

Vamos ahora a hacer algunas operaciones matemáticas. Hasta la sexta ampliación, el número de países no había sido superior a tres. Por lo que la asimilación fue mucho más sencilla que la que se llevó en 2004, cuando se pasó de quince a veinticinco estados miembro. 

Desde entonces, la Unión Europea tiene serios problemas de cohesión territorial y económica que nos ha llevado a una serie de tiranteces entre socios, que hacen peligrar el futuro de la Unión. ¿Por qué? Por el auge de los populismos y nacionalismos, así como un euroescepticismo al alza. 

imagen-eom
🔺 Fuente: El Orden Mundal

Y claro, cuando la Unión Europea es un monstruo burocrático que no avanza si no hay unanimidad en todas las decisiones que toma, tenemos un serio problema.

Entonces, ¿qué pasa? Que países muy distintos, tienen que tomar las mismas decisiones. Lo que hace que muchas propuestas no salgan adelante. Y vemos como se frena en seco el proceso de integración europea. 

El iberismo es el resorte del europeísmo, paralizado por la abstención y la incredulidad ciudadana

Ante el peligro que esa paralización supone, el iberismo es una piedra angular para la construcción europea. Podemos ser ejemplo para el resto de socios, y poner en marcha una serie de programas conjuntos, que puedan luego ir aplicándose escalonadamente al resto de estados. 

Pero, con la existencia de asimetrías, resulta realmente complicado que, España y Portugal, aún siendo países tan parecidos, puedan entenderse. 

Es por eso que, esas diferencias, muchas de ellas de mínima importancia, ponen palos en las ruedas y contribuyen a generar abstención de la ciudadanía e incredulidad hacia un proyecto que, sin duda alguna, es bueno para el conjunto de los ciudadanos. 

Asimetrías informativas

Es la más flagrante de todas, puesto que solo hay que poner las noticias de cualquier cadena para ver que la información que se recibe de Portugal es nula. También sucede algo similar con la información meteorológica, donde Portugal y España no tienen información reciproca de la previsión del tiempo.

Es necesario volver a conectar ambos países y que a ambos lados de la Raya se conozca qué está pasando. 

Asimetrías educativas

La inversión portuguesa en educación está dos puntos por encima de la española. Esta gran diferencia implica que en Portugal la educación pública sea de mucha mejor calidad (al contar con más recursos) y obtenga mejores resultados.

Uno de sus puntos fuertes es el idioma. El portugués es un idioma muy rico fonéticamente y esto ayuda a la hora de aprender idiomas, por eso, creemos que es imprescindible introducir el portugués como lengua extranjera en España.

Además de que es una lengua hablada por más de 250 millones de personas.

También se debe tratar de equiparar estadísticas, como la tasa de abandono que en Portugal se sitúa en torno al 5-6%, frente al 13% de España. 

Otra asimetría es la organización del sistema educativo. Toda acción que no vaya dirigida a la armonización legal de la educación y a la creación de planes estratégicos, será una pérdida de tiempo. 

Asimetrías sociales

Portugueses y españoles no son muy diferentes, pero tendemos a pensar todo lo contrario. Sea el país que sea, dentro del marco de la Unión Europea, las preocupaciones son las mismas: Comer todos los días, cobrar a fin de mes, tomar una cerveza con los amigos o ir al cine con la novia. 

Tampoco somos enemigos, ni tenemos intereses ocultos, como muchos portugueses piensas de España. Las portuguesas no tienen bigote, los españoles no gritan ni van con el capote debajo del brazo y Portugal exporta más corcho que toallas.

No obstante de lo anterior, una de las asimetrías más graves es la de contar con un huso horario diferenciado y las distintas formas de vida que hemos desarrollado. 

También habría que empezar a estudiar la posibilidad de ir reduciendo la diferencia entre el Salario Mínimo a un lado y a otro de la Raya, así como establecer el mismo porcentaje sobre impuestos de carácter estatal como el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

 

Asimetrías económicas

Portugal es un país que pierde población y donde se producen auténticos flujos migratorios hacia el exterior. Éstos son tan fuertes. que se prevé que perderá dos millones de habitantes en 2050. 

Nuevamente nombramos la palabra armonización, para que en ambos países haya políticas económicas que permitan ser países más sostenibles y, lo más energéticamente independientes que nos dejen.  

Asimetrías político-administrativas

Quizá las más destacables es que Portugal es un estado socialista, constitucionalmente reconocido, que no permite partidos de ámbito regional que puedan poner en riesgo la unidad nacional.

Otra de las grandes diferencias es que, a pesar de ser ambos estados unitarios, Portugal está profundamente centralizado y es un pueblo muy homogéneo, a diferencia de España y su estado de las autonomías, con una heterogeneidad cultural riquísima.

Pero quizá, donde mayor incidencia puede tener esta asimetría es en la carencia de estructuras comunes entre ambos países o, en su defecto, en un fortalecimiento de las relaciones bilaterales. Mientras tanto, países como Alemania y Francia, ya realizan consejos de ministros conjuntos desde 2003, al menos una vez al año, en el marco de la cooperación franco-alemana. Sin embargo, Portugal y España realizan cumbres anuales de apenas un día de duración.

La realización de consejos de ministros conjuntos permitiría resolver de antemano las diferencias entre Lisboa y Madrid para presentar un frente común antes de las principales reuniones europeas.

Asimetrías culturales

Desde la fundación de la asociación, hemos asistido a cómo los españoles desconocen Portugal como regla general. 

No se sabe qué canales hay, quién es el actor de moda o el cantante más escuchado de allí. Tampoco se conoce al Presidente de la República, si es que saben que es una República. 

La Sociedad Iberista tiene una tarea muy pedagógica en este aspecto, con la misión de poder solventar esta asimetría y que ambos pueblos comiencen a intercambiar conocimiento de forma mucho más fluida y con carácter general, más allá del que ya es excelente en la zona rayana.