Saltar al contenido

Éxito en la presentación de la Sociedad Iberista

19 de junio de 2019
Tiempo de lectura: 2 minutos

La presentación de la Sociedad Iberista fue un éxito. Realizada en el Espacio Geranios, el pasado 15 de junio, ha rozado el aforo completo. En el encuentro se expusieron varios tema de interés al objeto de desarrollar el movimiento iberista.

Un humilde comienzo para una la Sociedad Iberista, asociación que promete revolucionar las relaciones ibéricas.

El encuentro fue abierto por Adrián Gebé, Coordinador General de la asociación, quién afirmó «lo complicado que es explicar el iberismo» y definirse como tal. 

Además, apuntó una nueva definición para el iberismo, y sometió a los asistentes a una demostración de las asimetrías existentes entre ambos países, imprescindibles para el éxito del movimiento. 

"El iberismo tiene que ser un movimiento ajeno a partidos políticos", afirmó Calduch en la presentación de la Sociedad

A continuación, Javier Blanco, Coordinador Federal por Madrid y miembro de la Junta de Coordinación, explicó la necesidad que tiene Europa de Iberismo. Expuso dos mapas con estadísticas que permiten a la península ibérica ser una excepción frente al auge de los populismos.

La intervención de la Sociedad Iberista terminaba de la mano de Daniel Vieites, Secretario de Comunicación, quien comentaba que el iberismo debe fomentar las geometrías variables dentro de la UE, donde los países miembro puedan ejercer una política unitaria propia sin acuerdos unánimes, donde siempre salen beneficiados Alemania y Francia. 

Rafael Calduch en la presentación de la Sociedad

Finalizó la presentación, el Doctor en Relaciones Internacionales, D. Rafael Calduch, quien a través de una dura crítica analizó los limites del iberismo. 

Un movimiento «que deberá desarrollarse de forma independiente y transversal, al margen de partidos políticos, para poder tener éxito.» 

Para ello, afirmó que es esencial constituir un movimiento social y ciudadano que condicione la actividad del poder legislativo y ejecutivo a la consecución de los objetivos del iberismo. De lo contrario, el poder político se encargará de destruir cualquier acción que no pueda control.

Se finalizó la Presentación con un breve sesión de preguntas y un vino español.