Saltar al contenido

¿Dónde están los marqueses de Moya?

11 de agosto de 2015

Beatriz de Bobadilla fue la mejor amiga de Isabel la Católica. Andrés Cabrera fue alcaide del Alcázar de Segovia, leales ambos a los Reyes Católicos. Juntos contribuyeron a sentar las bases de lo que hoy es España. Pero, ¿Dónde están enterrados?

Marqueses de Moya
Tiempo de lectura: 2 minutos

Actualizado septiembre 2022 | Los primeros Marqueses de Moya fueron Andrés Cabrera y Beatriz Boadilla. Se casaron en 1467 y fueron uno de los principales aliados de Isabel la Católica. 

Andrés era un cristiano converso, allegado de Abraham Senior, y sirvió como camarero real y tesorero al Rey Enrique IV hasta el fallecimiento del monarca en 1474.

Beatriz, aunque era once años mayor que la Reina Católica, fueron amigas. La conexión entre ellas nace cuando es puesta al servicio de una joven Trastámara como dama de compañía. Hija del alcaide del castillo de Árevalo.

Los Marqueses de Moya hicieron historia, aunque fueran notablemente eclipsados por otros personajes coetáneos. No obstante, no es justo, porque su papel fue realmente importante y, el lugar donde fueron enterrados está hoy en un estado vergonzoso. 

El panteón de los Marqueses de Moya pertenecía a un convento dominico que se ha perdido

Es el caso de los Marqueses de Moya. Para encontrar sus restos debemos dirigirnos al pueblo de Carboneras de Guadazaón, un pequeño pueblo de la provincia de Cuenca, junto a la carretera que lleva a Teruel. 

Y por lo último que pudimos leer en la web «Otra Iberia», parece que se han iniciado una serie de reparaciones en el convento que contienen sus restos. 

Una iglesia-panteón que llegó a estar en un evidente estado de ruina, donde el techo de la iglesia amenazaba con derrumbarse.

Parece ser que esto era debido a que el edificio era de propiedad particular y dificultaba mucho su conservación. 

Pero el pueblo se ha puesto manos a la obra y, sin duda alguna, el patrimonio empieza a repararse para poder disfrutar de éste. 

El edificio es de estilo gótico hispano-flamenco, conocido también como «gótico isabelino». Lo que sin duda nos recuerda al arte manuelino de Portugal, no porque se parezcan, pero sí por ser coetáneos.

El panteón pasó por diversas modificaciones y restauraciones, sufriendo los achaques de la guerra de Sucesión, la de la Independencia y de la Primera Carlista, para finalmente ser dañada por la guerra civil en 1936. 

El panteón de los Marqueses de Moya se encuentra a las afueras de Carboneras de Guadazaón en Cuenca

En definitiva, es una edificación que merece la pena ser restaurada, sea quien sea la Administración competente.

Ahora ya conocéis dónde se encuentran Andrés Cabrera y Beatriz de Bobadilla, Grandes de España, que no descansan en un lugar digno a la importancia de su propia historia.