Saltar al contenido

Batalla de Empel

15 septiembre, 2019
Tiempo de lectura: 1 minuto
Hoy queríamos dar a conocer lo que muchos consideran un milagro ocurrido en Holanda, un 8 de diciembre de 1585, cuando las tropas del Tercio de Bobadilla lograron no ser masacradas ante lo que parecía una derrota prácticamente asegurada.
 
Lejos de recordar viejas glorias y del “todo por la Patria”, lo cierto es que un puñado de hombres, atrapados, sin alimento y con la ropa permanentemente mojada fueron arrinconados en una pequeña colina llamada Empel. Allí cavaron trincheras y se avituallaron ante lo que parecía un final garantizado. ¿Qué valor movía a aquellos hombres para no aceptar una rendición honrosa? ¡Qué coraje!
 
Fue allí, lejos de sus casas, cavando sin descanso, cuando uno de los soldados encontró una virgen.
 
 
¡Bendita providencia! Esa noche un viento helado congeló las aguas donde se encontraba el holandés sitiador. Ganaron y la Inmaculada Concepción fue nombrada patrona de los Tercios españoles, celebrando desde entonces la festividad el día 8 de diciembre.
 
Especialmente reseñable el arrojo mostrado por esos españoles que viéndose muertos no se rindieron. Una actitud que se repite a lo largo de la historia en ejemplos como el de Numancia, Covadonga, Las Navas de Tolosa, Los últimos de Baler en Filipinas, el Alcázar deToledo durante la Guerra Civil, Cartagena de Indias, Trafalgar o similares…
 
Cuando construyamos una nueva nación, pensemos en estos grandes héroes. Muchos de ellos murieron peleando por algo mejor. No les decepcionemos.

Estreno nueva web 154 Días 2 Horas 9 Minutos 35 Segundos