Twitter Facebook WhatsApp
Tiempo de lectura: 2 minutos

El Sextante

5 pueblos de la frontera portuguesa imprescindibles

Portugal nos ofrece un turismo muy especial. Te vamos a dejar 5 pueblos de la frontera portuguesa imprescindibles para conocer. Más de seiscientos kilómetros de ruta que deberás dosificar.

Bragança

Muy cerca de la frontera tenemos la ciudad de Bragança, de origen romano, destaca sobre todo su castillo medieval.

¿Te animas a subir por sus escaleras hasta lo más alto? Sinibaldo de Mas llegó a decir que tardaba lo mismo en llegar una carta a Tras-Os-Montes que a Inglaterra, algo que, lejos de ser malo, ha permitido desarrollar una cultura muy especial y una relación muy estrecha con las regiones españolas de Zamora y León. 

Miranda do Douro

Muy cerca de Bragança, a tan solo setenta kilómetros de distancia, se encuentra Miranda do Douro, que tiene unas impresionantes vistas sobre este río ibérico y que, bajo mi punto de vista, tiene la mejor lasaña que yo he probado.: Restaurante Pizzaria o Moinho. 

Después de comer, puedes darte un paseo, bien por su casco histórico, que es muy pequeño, blanco y precioso o por su muralla, donde podrás ver un mirador dónde sacar fotos muy chulas. Si ya tienes tiempo, puedes dar una vuelta en barco y una piragua para ampliar la experiencia que la Naturaleza de frontera te ofrece.  

Almeida

Ejemplo práctico de ciudad de frontera, siempre recelosa de su vecina España, la parte antigua está dentro de una fortaleza en forma de estrella y con 12 puntas.

Sobre todo sorprende su aspecto blanco, que con el sol de agosto y la recreación histórica de la defensa contra el invasor francés, hace que sea parada obligatoria. 

Monsanto

Si tiramos hacia el sur, nos encontramos el pueblo de Monsanto, que destaca por lo bien aprovechado que está, ya que, abundando el granito como abunda, vemos casas incrustadas en la propia piedra. 

Monsanto se encuentra a sólo 26 kilómetros de la frontera española en la provincia de Cáceres. Se puede llegar desde Coria en algo menos de una hora y también desde la ciudad portuguesa de Castelo Branco, de la que dista 50 kilómetros.

La conocen como la aldea más portuguesa y luce un gallo de Barcelos de plata en lo alto de su iglesia. ¿Curioso, no?

Marvão

Si te gustan las cuestas, Marvão tiene que ser otra de tus paradas. En pleno Alentejo, se encuentra enclavado en la Sierra de São Mamede, un espacio protegido de singular belleza. 

Marvão tiene una pequeña feria medieval y sobre todo su Festival Internacional de Música Clásica que cada año tiene lugar a finales de julio.

Si te gustan estos y otros textos, no dudes en colaborar con nosotros, puedes hacerlo como asociado, completamente gratis o donando una pequeña cantidad. Recuerda que no tenemos ánimo de lucro y todo se reinvierte en la asociación.