Saltar al contenido

Art. 20 TUE: Cooperación Reforzada

26 marzo, 2020

La Unión Europea pone a disposición de Portugal y España una herramienta imprescindible para el desarrollo del iberismo, pero para recurrir a ella, es preciso acometer una serie de reformas.

cooperación-iberismo
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Desde la Sociedad Iberista, llevamos tiempo planificando las modificaciones normativas preceptivas para facilitar llevar a la práctica el iberismo. 

Uno de los obstáculos más grandes que encontramos es el número mínimo de países necesarios para la participación de éstos en la Cooperación Reforzada, un procedimiento que permite establecer una integración o colaboración avanzada en un ámbito de las estructuras europeas sin la participación de los demás países de la UE.

Nuestra asociación considera que esta herramienta, recogida en el artículo 20 del Tratado de Lisboa, debe modificarse y permitirse que países afines puedan recurrir a ella, de mutuo acuerdo para fines concretos, sin tener que reunir a un mínimo de 9 miembros, y poder así, progresar según ritmos u objetos diferentes, a los establecidos para aquellos que no participan de la cooperación reforzada.

Este procedimiento está diseñado para superar la parálisis, cuando una propuesta es bloqueada por un único país o por un pequeño grupo de países que no desean participar en la iniciativa. Algo que suele ocurrir a menudo.

Además, dentro de la modificación que sostiene la Sociedad Iberista, es necesario contemplar los cambios necesarios en el Tratado de Funcionamiento de la Unión (arts. 326- 334) para evitar vetos de otras naciones, que atiendan más sus propios intereses, que a los de la Unión Europea.

La modificación que instamos, implicaría el reconocimiento de una Europa de geometrías variables o dicho de otro modo más resumido: El reconocimiento de que en Europa hay países con intereses muy diferente dentro del seno de la Unión.