Saltar al contenido

Miguel de la Paz- El rey de todos

23 de agosto de 2022
miguel-de-la-paz
Tiempo de lectura: 3 minutos

ÍNDICE

1.- Breve Biografía

2.- La importancia de Miguel para la Península

3.- No fue la primera vez…

Breve biografía

Miguel de la Paz (23 de agosto de 1498- 19 de julio de 1500) fue un infante de la monarquía hispánica, nieto de los Reyes Católicos y Príncipe de Asturias, que fallece sin haber cumplido los dos años de edad en la localidad de Granada. 

Sabemos muy poco de él, porque su fallecimiento dio poco tiempo a dedicarle cantares y líneas de historiadores. Todo lo que nos deja Miguel tras su breve paseo por la vida es un «What if» y el infinito dolor que se llevó Isabel la Católica tras su muerte. La tercera que tuvo que padecer tras las de su heredero Juan y de su primogénita Isabel (que fallece en el parto del propio Miguel.)

Además, hemos de decir que los infantes mueren bien jóvenes; El primero, Juan, con 19 años, y la segunda, Isabel), con 28 años.  

Miguel de la Paz era la gran esperanza para la anhelada unión Ibérica.

A Isabel la Católica, viendo que es un varón y tras penas y acordes, se hace con la crianza del muchacho. ¡Es la última esperanza de la monarquía! Especialmente para dos situaciones muy dispares: 

La primera implicaría que Portugal, Castilla y Aragón se reuniesen bajo una misma corona, sin que hubiese ningún tipo de enfrentamiento militar de por medio. Que no fueron pocos a lo largo de los años. 

La otra situación era que, Miguel evitaría que Felipe el Hermoso se hiciera con el trono castellano y aragonés y lo manejase a su interés que, por supuesto, no eran los de la Península Ibérica. 

Y digo dispares porque una era anhelada y la otra opción, se repudiaba completamente. 

Pues bien, Isabel la Católica tiene que ver, cómo en 1500, su nieto también se muere, que según dicen las fuentes fue de unas fiebres que, dada la época, eran mortales, y los médicos de la época, poco pudieron hacer por el pequeño. 

🔺 Miguel de la Paz junto a Isabel la Católica en la serie de TVE "Isabel" de Jordi Frades

La importancia de Miguel de la Paz para la Península Ibérica

Miguel de la Paz, representaba en sí una pieza muy importante en la partida de ajedrez que estaban jugando los Reyes Católicos, ¿y a qué no sabes por qué?

Pues porque su padre era, nada más y nada menos, que el rey de Portugal Manuel I «El Afortunado». Aunque después de perder a Isabel, no nos atreveríamos a decir muy alto tal sobrenombre. Y tras de sí, existe un importante imperio marítimo que fue de los más avanzados de la época. 

Por otro lado, de su madre Isabel de Aragón heredaría las coronas de Castilla, León, Aragón, Sicilia, Granada, Toledo, Valencia, Mallorca, Sevilla, Cerdeña, Córdoba, Córcega, Murcia, Jaén, los Algarbes (no confundir con El Algarve), Algeciras, Gibraltar y Canarias. Sería, además, conde de Barcelona, señor de Vizcaya y de Molina, duque de Atenas y de Neopatria, también en Grecia. Y, por supuesto, rey de todas las Indias y dominios al otro lado del mar. ¿No está mal, no?

En resumen, el joven infante podría haber sido Rey de un territorio de más de 30 millones de metros cuadrados. Y quizá nos hubiese evitado tanta guerra en Europa, que nos dio mucha literatura pero poco fruto. 

No fue la primera vez

Los Reyes Católicos ya habían intentado bailar con Portugal este fado, cuando decidieron casar al hijo de Juan II de Portugal, «El Príncipe Perfecto», Alfonso, con Isabel de Aragón (exacto, la que luego se casará con Miguel I de Portugal)

Alfonso de Portugal fallece en 1491, tras caerse del caballo, mientras veraneaba con su familia en Alfange, Santarém.