Saltar al contenido

Respetar a Portugal

27 marzo, 2020

No se puede construir el iberismo con prejuicios. Hay que respetar a Portugal. Debemos cambiar. Conoce los errores que cometen los españoles con los portugueses.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Si has llegado hasta aquí pensando que el iberismo es un proyecto sencillo, estás muy equivocado. Y no es fácil por una sencilla razón: Hay que dejarse de dar la espalda el uno al otro.

Pero claro, ¿qué pasará una vez nos demos la vuelta? Pues que nos miraremos a la cara, reconoceremos que podemos trabajar juntos, para crear un eje ibérico que permita un desarrollo eficaz de nuestra economía y un avance social sin precedentes.

Pero, en cuando empecemos a hablar, ahí vendrán los problemas, porque portugueses y españoles heredan y arrastran una serie de perjuicios de los unos hacia los otros.

España ve a Portugal con desdén. Lo consideran un país sin importancia, un pueblo de apenas 10 millones de habitantes que, sin embargo, ha conseguido colocar en la secretaría general de la ONU a un lisboeta. ¡Ojo!

Y no, no se debe considerar a Portugal como un agente inferior a España. Somos dos países iguales, cada uno con sus propias peculiaridades, que pueden aportar mucho al proyecto europeo.

Atrás deben quedar opiniones que hacen ver a Portugal como un país pobre e irrelevante.

A continuación vamos a enumerar algunos de los ejemplos más notorios acerca de la opinión que tienen muchos españoles de los portugueses. Opinión, a nuestro juicio, INSULTANTE, que va desde el tema toallas, pasando por el siempre recurrente bacalao y finalizando en la vana generalización de ser un pueblo de gitanos, como si ser gitano fuese malo o generalizando este precepto. ¿Y lo del bigote de sus mujeres? En fin…

No son opiniones que nosotros hagamos, sino que lo hemos visto. Mira, aquí un ejemplo, al poner “los portugueses” en google:

¿Crees que los portugueses quieren ser españoles? No hemos conocido ciudadano más patriota que el portugués. ¡Más incluso que el norteamericano!

Pero no es lo único, porque si entramos en un conocido foro, vemos opiniones de este tipo:

¿Te piensas por un momento que pensasen eso de tu país? ¿Y te parece bien? ¡Seguramente estarías ofendidísimo!

El primer paso comienza por conocer Portugal, por decidir que tienes que ir primero a Porto, Coimbra o Lisboa, que a Londres, París o Berlín.

Y esa es la realidad española. La falta de empatía todavía se percibe entre el pueblo español y, los iberistas debemos procurar que ninguna persona con esta forma de pensar, acceda sin haber sido formada al respecto del pueblo portugués.

Y por supuesto, la península ibérica no es sólo España, cuando hagas un mapa, acuérdate de poner a Portugal, no hagas como algún partido político que recibió la correspondiente respuesta.

Ten por seguro que nuestros hermanos portugueses no te odian, pero no dejan de recelar de ti y de tus intenciones, de hecho, si vuelves a la primera imagen, verás como la gente busca, sí los portugueses son españoles, si quieren la unión o si hablan español. NO OLVIDES, que Portugal NUNCA será parte de España, lo mismo que tú, como español, no quieres ser parte de Francia.

Es muy fácil. Respeta su tierra, sus gentes, su idioma, y tendrás un gran hermano con el que construir un futuro juntos.